Chocolate caliente y saludable


Una taza de chocolate caliente puede ser una bomba de azúcares, grasas y lácteos, algo a evitar. Pero lo que yo te propongo hoy es un placer delicioso y nutritivo que no restará nada a tu salud, más bien al contrario.

En lugar de lácteos (sí, sé que tengo pendiente explicarte por qué no recomiendo el consumo de lácteos), utilizaremos cualquier "leche" o bebida vegetal. Podríamos utilizar de almendra, de arroz, de avena, de quinoa, etc. (la de soja tampoco es la opción más saludable). Para esta receta, te propongo la de arroz y avellana, que creo que le da un toque muy rico al chocolate. Cuando compres una leche vegetal, consulta los ingredientes, porque en ocasiones pueden llevar azúcar u otros aditivos.

Como endulzante, aunque hay otros saludables, para el chocolate puede ir muy bien el azúcar de coco (de bajo índice glucémico) o la panela (azúcar de caña integral). Nada de azúcar blanquilla ni morenilla ;-). De todas formas, mi recomendación general es que te vayas acostumbrando a añadir menos azúcar a tus bebidas, postres y dulces. El paladar se acostumbra enseguida y se aprecian mucho más los sabores.

El chocolate que vamos a utilizar es cacao puro desgrasado. Como es amargo, en este caso si vamos a añadir una pequeña cantidad de los endulzantes que te he comentado. Lo puedes encontrar fácilmente en Planeta huerto, en Conasi, y en muchos otros comercios o tiendas físicas. Otra opción sería utilizar algarroba en polvo o una mezcla de algarroba y cacao.

El cacao es estimulante, altamente antioxidante y, según explica Odile Fernández en Mis recetas anticáncer es también un buen aliado anticáncer por su alto contenido en polifenoles. Contine fibra dietética y ayuda a quemar las grasas. Además, aporta vitaminas y minerales.

Así que ya que conocemos un poco más el contenido, estamos listos para preparar nuestro rico chocolate a la taza. Ponemos la leche vegetal elegida (recuerda que le va muy bien la de arroz y avellana), una cucharadita de azúcar de coco, dos o tres cucharaditas de cacao en polvo, un poquito de vainilla en polvo, una ramita de canela (o bien canela en polvo) y calentamos.

¡Y a disfrutar de estos pequeños placeres de la vida!

Puedes escribir un comentario o volver a la página de artículos