Crucíferas y ensalada de brócoli

A esta la podríamos denominar tranquilamente "la receta más tonta de la historia". La cocina creativa no es mi fuerte, soy más de fast healthy food. Me gusta comer saludable, sí, pero eso no siempre tiene que implicar tirarse 2 horas en la cocina. Si los platos no nos complican mucho la vida, es más fácil que los incorporemos en nuestro día a día.

El motivo por el que he querido incluir esta ensalada es porque mucha gente no sabe que el brócoli se puede comer crudo y está rico así, tal cual. De esta forma, como ya venimos comentando, mantenemos el alimento totalmente vivo y podemos beneficiarnos de todas sus propiedades y de las enzimas que nos aporta (te remito al artículo "Alimentos vivos y enzimas"). Podría ser un buen primer plato en la comida y así tenemos nuestra ración de crudo y "hojas verdes" o, si la enriquecemos un poco, esta ensalada también iría bien como cena ligera.

Aprovechando la excusa de la receta, quería hablarte de las crucíferas, en general. La familia de las crucíferas incluye, además de la brócoli, a la coliflor, el repollo, la col lombarda, la col rizada o Kale, las coles de Bruselas, los berros, la rúcula, el colinabo, los rábanos, etc.

Las crucíferas tienen glucosinolatos, unos compuestos químicos que contienen azufre (de ahí el olor de la coliflor al cocer) y que, durante el cocinado, la masticación o la digestión intestinal, gracias a la enzima mirosinasa se transforman en dos potentes agentes anticáncer: el isotiocianato sulforafano y el indol-3-carbinol. Como dice la doctora Odile Fernández en su blog misrecetasanticancer.com, estas sustancias evitan que las células precancerosas malignicen, provocan la apoptosis (o muerte celular) de ciertas células tumorales e impiden la aparición de nuevos vasos por los que podría progresar el tumor y formar metástasis. Puedes ampliar información sobre el cáncer y las crucíferas en la web del Instituto nacional del cáncer.

Además, ambas sustancias son antioxidantes y los indoles, por su parte, son reguladores hormonales que disminuyen el exceso de estrógenos, por lo que son buenos aliados en el síndrome premenstrual y en las enfermedades hormonodependientes, como la endometriosis o el cáncer de mama.

No es muy recomendable el consumo de crucíferas en caso de hipotiroidismo porque los isotiocianatos compiten por el yodo. Y tampoco si estamos en tratamiento farmacológico con anticoagulantes.

Bueno, pues una vez que hemos comentado los beneficios de las crucíferas, vamos a ver los pasos a seguir para preparar nuestra receta de brócoli (vergüenza me da, aquí pondría el emoticono del whatsapp con el monillo tapándose la cara):

  • Cortar los arbolitos de brócoli. Lavar bien.
  • Picar el tomate (también podrías usar tomates cherry).
  • Aliñar con aceite de oliva virgen extra, vinagre de manzana o zumo de limón y un poquito de sal marina o del Himalaya. Añadir un poco de mostaza a la vinagreta también le iría muy bien.

Ya sólo con eso está bueno y, si además utilizas ingredientes ecológicos, ganarás mucho en sabor. Pero si quieres darle un poco más de "vidilla" al plato, vamos a ver algunos truquitos con los que podemos ingeniárnoslas para enriquecerlo:

  • Puedes añadirle unos brotes germinados (incluso podrían ser de brócoli o de mostaza, que también es de la familia de las crucíferas) .
  • Le irían bien algunas semillas, como semillas de cáñamo o pipas de calabaza o girasol. O bien, en su lugar, algunos frutos secos como piñones.
  • Si quieres que esta ensalada se convierta en un plato más contundente, podrías incluir atún, caballa o bonito (mejor si los consigues en bote de cristal, en lugar de enlatados), o bien transformarla en una ensalada de arroz integral picando más pequeñitos los arbolitos de brócoli y añadiéndole si quieres cebolleta dulce y un poco de aguacate.
  • Y, si estamos en invierno y te apetece algo más templadito, puedes cocinar el brócoli al vapor durante unos minutos (no más de 10) dejándolo un poco al dente y añadir un poco de pimienta.

Pues eso es todo por hoy. Al final la receta más tonta de la historia ha dado de sí ;-)

Puedes escribir un comentario o volver a la página de artículos