Ensalada de alubias rojas


Las legumbres son una excelente fuente de proteína vegetal y minerales. Una dieta equilibrada debe incluir 2 o 3 raciones de legumbres a la semana. No hay por qué renunciar a ellas en ninguna época del año. En ensalada están deliciosas.

Nutricionalmente, las alubias rojas tienen un alto contenido en hierro (mayor que las alubias blancas), por lo que son ideales en caso de anemia o durante la menstruación. Tienen también un alto contenido en zinc, que ayuda a reforzar el sistema inmune. Además, son antioxidantes, aportan vitaminas del grupo B y son ricas en fibra que ayuda a controlar el colesterol. Son un alimento muy completo y un gran aliado para nuestra salud con un probado efecto anticáncer.


Tiempo de preparación: 10 minutos (más el tiempo de cocción de las alubias).

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 medidas de alubias rojas (o un bote de alubias rojas ecológicas ya cocidas).
  • 2 o 3 copos de alga kombu.
  • 2 hojas de laurel.
  • Un poco de comino.
  • 1 tomate.
  • 1 cebolleta o cebolla dulce.
  • 1 pepino.
  • 1 zanahoria.
  • 1 pimiento verde.
  • 1/4 pimiento rojo (1/2 si es pequeño).
  • 1 o 2 rabanitos.
  • 1 puñado de brotes germinados.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de manzana (sin filtrar).
  • Sal marina sin refinar o sal rosa del Himalaya.

Dejar las alubias en remojo toda la noche. Enjuagarlas con agua fría abundante. Es muy importante cocerlas bien en agua hirviendo durante al menos 10 minutos. Después, bajar el fuego y cocer durante hora y media, aproximadamente. Puedes añadir al agua de cocción unos copos de alga kombu para acortar el tiempo y unas hojitas de laurel y comino para reducir los gases.

Si no dispones de tiempo, otra opción es tener unos botes de legumbres ecológicas ya cocidas como fondo de despensa. De esta forma, si un día te ves apurada/o puedes preparar un plato saludable y rico en un momento. Fast healthy food!

Para preparar la ensalada sólo tienes que cortar todos los ingredientes y aliñar. Si lo preparamos un rato antes de comer y lo metemos en la nevera, dejamos tiempo para que se mezclen los sabores y el resultado es mucho más rico. 

Si tienes unos brotes germinados, no dudes en añadírselos en el momento de servir para enriquecer el plato. Yo he usado de alfalfa, pero cualquiera le iría bien.

Bueno, bonito y barato. ¿Qué más se puede pedir?

Puedes escribir un comentario o volver a la página de artículos